Saltear al contenido principal
(55) 5757 0958 contacto@idp-mexico.org

Tengamos compasión

Por: Pastor Carlos Vázquez Sánchez. 
Supervisor del sector 30, Chiapas.

MISIÓN SOCIAL

Es uno de nuestros valores centrales efectivos en nuestra iglesia, gracias a esta herramienta nos hemos dado cuenta de la magnitud de las necesidades en el lugar donde Dios nos ha puesto como siervos.

Cuando Jesús está por partir nos deja unas palabras muy importantes, sus últimas instrucciones: hacer discípulos (Mateo 28:19-20).  Esto no es una opción, es un mandato para todos aquellos que consideran a Jesús como su Señor y Salvador, no obstante, no todos somos evangelistas en el sentido estricto de la palabra, pero todos hemos recibido dones que podemos usar para el cumplimiento de la gran comisión. Al obedecerlo, somos confortados en el conocimiento que siempre Él estará con nosotros. 

Nuestro ministerio no es solamente el grupo de hermanos de nuestra congregación; nuestro pastorado abarca todo el pueblo, ciudad o comunidad donde Dios nos ha puesto. La cita bíblica en Mateo 9:35-36 nos dice que Jesús recorría todas las ciudades y aldeas; enseñando y predicando; sanando toda enfermedad y toda dolencia; también menciona que tuvo compasión de las personas, para él, eran como ovejas que estaban desamparadas y dispersas, como ovejas que no tenían pastor. 

Compasión es un sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias, unido a un deseo de aliviarlas. En sus tres años y medio que estuvo en la tierra él predicó en todo tiempo, ministrando la vida de esas almas oprimidas y agobiados por el pecado.

En la actualidad la iglesia puede hacer mucho en pro de las necesidades en el pueblo o comunidad donde estemos. Hagamos equipo con el ministerio Esther, con los jóvenes, los caballeros, los niños; y juntémonos en oración para que Dios pueda capacitarnos e ir a los diferentes puntos de nuestro entorno, creemos en Dios que dará muy buenos resultados para la cosecha.

En el capítulo 10 del libro de Lucas el Señor envía a 70 de sus discípulos, de dos en dos; del versículo 2 al 12 nos dice que primero los entrenó, los hizo aptos para posteriormente enviarlos; y los resultados fueron extraordinarios -versículos 17 al 20-, ¡oh gloria a Dios! él aprueba todo lo que hacemos en pro de las necesidades de las almas Misión social si funciona y es muy efectivo, vamos donde están las necesidades, en los barrios, en los hospitales, en los reclusorios o centros de rehabilitación y en los hogares. No importa si vienen o nunca vendrán a tu iglesia local, lo más importante es mostrar el Amor de Cristo, ¡Él merece la Gloria!

Nos queda breve tiempo, es momento de redoblar esfuerzos; todo lo que se haga en las iglesias locales tenga siempre presente que es para llamar la atención a las almas, de una u otra manera tienen que escuchar el mensaje; cada uno de nosotros somos responsables por la salvación de las personas. Amén. ■

Este artículo lo puedes encontrar en Suplemento IDP México No. 11-2019, bimestre  julio-agosto del Mensajero Ala Blanca.
Pedidos al correo:
idp.libreria@gmail.com

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar
IDP México