Saltear al contenido principal
(55) 5757 0958 contacto@idp-mexico.org

LA ORACIÓN

UN MÉTODO INFALIBLE

Orando sin cesar venceremos, es el coro de uno de los cantos más entonados en nuestras congregaciones y al mismo tiempo, es una de las acciones menos practicadas en nuestras iglesias, cuesta trabajo orar, la carne se resiste a hacerlo, hay una batalla en nuestra mente y alma, cada una quiere gobernar al cuerpo, y dependiendo del balance de cualquiera de ellos se inclinará el corazón del hombre, lo difícil es que aun cuando es una ordenanza de nuestro Señor Jesús lo practicamos poco o no lo practicamos como debe de ser. Hay muchos ejemplos de esta actividad y todos ellos nos muestran un camino, una estrategia, una guía, por eso es que es un método infalible, la oración no tiene márgenes de error, es una bomba de tiempo, hará efecto en el tiempo de Dios, sin dudarlo, así será. 

En Efesios 6:18 hay un buen ejemplo de ello

Orando en todo tiempoTemporalidad. No hay una temporalidad finita, es en todo tiempo que Dios nos permita vida.
Con toda oración y súplicaRecursos. Nos plantea los recursos con los cuales orar.
En el EspírituRespaldo. Nos enseña que ante cualquier circunstancia y situación debemos orar con todo nuestro ser y confiar en la intervención del Espíritu de Dios.
Y velando en elloAdvertencia. Nos señala que en todo tiempo debemos de estar vigilando por nuestras vidas espirituales y la oración es alimento a nuestra vida espiritual.
Con toda perseveranciaIndicación. Hay una firme determinación de llegar hasta el final del camino.
Y súplica por todos los santos.Objetivo. El énfasis de nuestra oración es que oremos unos por otros, sin desmayar, siempre constantes.

Cada oración en la Biblia tiene objetivos específicos, nacen en circunstancias especiales, ante una gran necesidad, una adversidad, un mal gobernante, una situación extrema, etcétera, eso la hace única, porque no es un recetario que tiene fines predeterminados, su naturaleza viene de la intimidad con Dios y las circunstancias en la vida del ser humano.

Ester, David, Elías, Eliseo, Samuel, Daniel, todos ellos poseen un común denominador: la oración, sin la oración sus vidas no serían ejemplares para nosotros hoy, sin oración nunca hubieran tenido la victoria, por eso nunca hay que olvidar que el poder del cristiano está en la oración.

Este artículo fue publicado en el Suplemento IDP México No. 14-2020, Bimestre ENERO – FEBRERO  

Por: Hno. Damián Enrique Can Dzib.

Comité Nacional del Departamento 
de Desarrollo y Plantación de Iglesias.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Me agradó como desglosó Efesios 6:18 y el énfasis de estar en constante alerta por nuestras vidas espirituales pero además que es la comunicación directa con Dios. Leyendo el libro de Fuego Vivo, Viento Fresco del hermano Jim Cymbala, me encontré con la siguiente reflexión y parafraseo: la oración permite entrar a la presencia de Dios y si en la Tierra, no nos interesa experimentarla, entonces ¿como para qué iríamos al cielo? Sí el es el centro de TODO allá es EL…definitivamente, a reflexionar….Dios le bendiga hermano Damián. Gracias por escrito. A Dios la Gloria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar
IDP México