Saltear al contenido principal
(55) 5757 0958 contacto@idp-mexico.org

Escrito por A. J. Tomilson en su diario en 1918 sobre la pandemia de influenza que azotó al mundo ese año.

Publicado el 19 de marzo de 2020 por OURCOG.ORG

Traducido por Izel Mezeta

Lo siguiente es sobre la pandemia de gripe de 1918 del diario personal de A. J. Tomlinson, entonces Supervisor General de La Iglesia de Dios. Tomado de su diario personal escrito a mano.

A. J. Tomlinson sobre la pandemia.

13 de noviembre de 1918, página 236.

“Nos privaron de tener la Asamblea debido a la epidemia de influenza que ha estado atroz por más de dos meses. Miles y miles han muerto por esta plaga. Algunos de los nuestros sucumbieron, pero no muchos. Retuvimos el Concilio del 22 al 29 de octubre. El trabajo de la iglesia continúa como si tuviéramos la Asamblea: Supervisores nombrados, pastores nombrados y sin bloqueos en el camino. La escuela bíblica (ahora Universidad de Lee) abrió, el 11 de noviembre, con cinco académicos, muchos de los cuales se mantuvieron alejados debido a la gripe y entrarán más tarde.

Hemos tenido casos en nuestra propia casa durante aproximadamente seis semanas. Solo Iris y Milton habían enfermado de nuestra familia, pero seis o más amigos que entraron enfermaron también. He orado en sus casas hasta 30 veces por día. Muchos pañuelos han sido orados y ungidos y enviados a los enfermos. Telegramas, mensajes telefónicos, cartas han llegado pidiendo oración. Nunca antes habíamos conocido un momento tan horrible.

El gobierno cerró todas las iglesias y reuniones públicas de todo tipo. Perdimos cuatro domingos, pero comenzamos de nuevo el domingo pasado. El anuncio llegó cuando la Guerra Mundial había cerrado y se están haciendo preparativos para los términos de paz. No sabemos qué será lo próximo. No seré pastor aquí el año que viene. «

27 de diciembre de 1918, página 237.

“Han sucedido muchas cosas desde la última vez que escribí. Algunos estudiantes más ingresaron a la Escuela Bíblica. Una de ellas, la señora Bennie Terrill se enfermó hace aproximadamente una semana y solo vivió cuatro días. Ella murió en nuestra casa. Tres enfermos a la vez, Blanche Koon y Mary Howell fueron los otros dos.

Las autoridades de la ciudad han cerrado todos los servicios públicos nuevamente, por lo que no podemos tener una escuela dominical o una reunión. Se informa que ahora hay mil casos de influenza. Muchos muriendo. Familias enteras están enfermas y, en algunos casos, nadie espera por ellas. Las escuelas públicas cierran. El trabajo de nuestra oficina se vio muy dificultado porque la mayoría del personal tiene que estar fuera tanto tiempo, ya sea enfermos o porque tienen que esperar a los enfermos, o ayudar a enterrar a los muertos. Hace una semana pedí maquinaria para equipar una encuadernación, también una máquina de escribir, a un costo de $ 3,700. La iglesia está creciendo y el trabajo se está extendiendo a pesar de todas las oposiciones y desalientos.

Ahora estoy convencido de que tuve un caso de influenza. Estaba muy enfermo y fui a la casa y me acosté, pero me llamaron en unos quince minutos para atender algunos asuntos. La segunda vez me fui a la cama y tuve que levantarme de nuevo en unos minutos. Pensé, bueno, si no tengo tiempo de enfermarme, me quedaré despierto. Así que ya nunca más me acostaba, solo de noche. Pero tuve los mismos síntomas y me vi afectado como todos los que tienen la enfermedad. Estuve enfermo unas dos semanas, pero Dios me sostuvo. Gracias a él.

Nunca perdí el tiempo de ir a la mesa, pero varias veces apenas podía comer, y varias veces solo comía manzanas. Mientras estaba enfermo, oré por muchos enfermos. Nunca le conté a nadie cómo sufrí hasta que todo terminó. He predicado muchos funerales, he orado por cientos y día y noche, y todo el tiempo de la noche. Este ha sido un momento horrible y aún no ha terminado.

Homero ha estado en Francia por algún tiempo, pero desde que la guerra se terminó, estamos buscando que vuelva a casa pronto. Estamos esperando ansiosamente su regreso. El año casi ha llegado a su fin, pero ha sido un gran año en muchos aspectos. Mi querida esposa nunca ha contraído la gripe, aunque ha tenido cuidado de catorce o más casos. Dios la ha sostenido. Gracias a su nombre. Él es muy bueno con nosotros «.

31 de diciembre de 1918, pág. 237.

«Seguramente he hecho mi mejor esfuerzo el año pasado. No sé cómo podría haberlo hecho más, a menos que mi capacidad pudiera haberse ampliado. Me he esforzado y forzado a lograr lo que tengo. Pero con todo esto siento que lo que he hecho ha sido muy poco para mi Señor. Terminé el año predicando el funeral de Lee Stanley, un joven ministro prometedor en la iglesia.

La epidemia de gripe (influenza) todavía está en su apogeo, y un buen número de la gente de la iglesia está muriendo, pero parece que no tantos en proporción como otros. Nuestro trabajo de oficina se está volviendo enorme. Ahora imprimimos 11,000 Evangelios cada semana y esperamos que aumente rápidamente el próximo año. Adiós al viejo año”.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Hola, Dios les Bendiga, es gratificante leer como a pesar de las enfermedades, inclemencias de la vida, que han sido una constante en el mundo, Dios siempre a estado ahí para ayudarnos, el es el mismo ayer, hoy y por los siglos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar
IDP México